Autor/a
Julia Cid Vaquero
Comadrona
+

Consejos de la enfermera

Respirar
pP@)

En los grupos de preparación al parto y al nacimiento es habitual practicar diferentes técnicas respiratorias con el fin de aumentar la capacidad pulmonar y tomar conciencia del propio cuerpo. Aun así, en el momento del parto hay que intentar respirar de la manera más natural y espontánea posible y dejar que la respiración se adapte, en cada momento, a las necesidades físicas y emocionales de la mujer para conseguir una correcta oxigenación de la madre y del bebé. Por eso hay que tener en cuenta las recomendaciones siguientes:

 

  • Hay que practicar la respiración consciente durante el embarazo, para darse cuenta que inspirar y espirar de manera lenta y profunda relaja el cuerpo y la mente.
  • Durante la dilatación:
    • Debe evitarse la apnea, es decir, no ha de interrumpirse la respiración.
    • Hay que respirar lenta y profundamente, de la manera más normal y natural posible.
    • Debe acentuarse la salida del aire; o sea, deben realizarse espiraciones largas para favorecer la relajación y contrarrestar la tendencia a tensar el cuerpo y retener el aire debido al dolor, el estrés y el miedo.
    • Observar el ritmo respiratorio ayuda a concentrarse mejor en las contracciones.
    • Es importante confiar en el propio cuerpo.
  • Durante la fase de expulsión:
    • La respiración durante los pujos puede ser en espiración o en inspiración bloqueada.
      • Espiración: la gestante empuja cuando deja escapar el aire, y suele gritar y emitir sonidos guturales.
      • Inspiración bloqueada: la gestante empuja tomando aire y manteniéndolo dentro de los pulmones, sin dejarlo salir, con la boca cerrada.
    • Se ha de empujar y respirar espontáneamente siguiendo el instinto. Los pujos son reflejos involuntarios; por lo tanto, se debe confiar en el propio cuerpo y seguir las sensaciones que se perciben.
    • Si la analgesia epidural inhibe los pujos, es necesario que el profesional, normalmente la comadrona, los dirija, que diga a la mujer que empuje cuando tenga una contracción. A pesar de que los pujos con inspiración bloqueada y apnea mantenida (inspirar y, sin dejar escapar el aire, empujar fuertemente y de manera sostenida durante el mayor tiempo posible) son la práctica más extendida, se recomienda empujar mientras se deja ir el aire o si se empuja mientras se retiene el aire hacerlo en períodos de tiempos cortos.

 
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Respirar

p Leer más...

Comer y beber
pP@)

Es importante haber seguido las recomendaciones para una alimentación saludable en cada fase del embarazo. Durante el parto, la gestante debe realizar un esfuerzo físico que requiere una gran aportación de energía; hay que respetar las necesidades de la mujer en cuanto a la ingesta, puesto que ella misma regula la cantidad y el tipo de alimento que necesita. Generalmente, estas necesidades varían según la fase del parto: en las primeras fases del parto, la mujer quizás desea ingerir alimentos sólidos y ricos en glúcidos y proteínas, pero, a medida que el parto avanza, suele preferir líquidos y alimentos ricos en hidratos de carbono o, simplemente, agua. Tradicionalmente, en los centros hospitalarios se mantenía a la mujer en ayunas desde el momento del ingreso (independientemente del motivo: inducción al parto, rotura prematura de las membranas, etc.) para evitar el síndrome de Mendelson. Los últimos años se ha demostrado que el ayuno aumenta el riesgo de complicaciones durante el parto, por lo tanto, hay que respetar las necesidades de ingesta de la mujer.

 

Durante el trabajo de parto se recomienda:

  • comer a menudo y en pequeñas cantidades;
  • tomar bebidas isotónicas y zumos;
  • ingerir alimentos fáciles de digerir y pobres en residuos;
  • evitar los lácteos, puesto que son alimentos de digestión larga y, a veces, difícil;
  • ingerir alimentos tibios o calientes, puesto que se digieren más rápidamente;
  • parar la ingesta, si el parto no avanza con normalidad.

 
En el caso de cesárea programada, no deben ingerirse alimentos sólidos ni líquidos durante las seis u ocho horas anteriores a la intervención.

En el postparto se aconseja seguir las recomendaciones generales para una alimentación saludable y la alimentación recomendada durante la lactancia materna.
 
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Comer y beber

p Leer más...

Moverse y mantener una postura corporal correcta
pP@)

En el parto es fundamental la libertad para moverse y para probar distintas posiciones. No hay una posición única y perfecta: cada mujer es diferente y las circunstancias (el tamaño del feto, el volumen de la pelvis, etc.) harán que se adopte una u otra. La mujer debe escuchar su cuerpo y ha de ir cambiando de posición para estar cómoda y descansada.

 

La libertad de movimientos ofrece las siguientes ventajas:

  • Ayuda a afrontar y a reducir el dolor de las contracciones.
  • La mujer tiene más sensación de control sobre el parto, se siente más participativa en el proceso y más satisfecha.
  • Disminuye la necesidad de analgesia.
  • Las posiciones verticales durante la dilatación y la expulsión son las más ventajosas.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Moverse y mantener una postura corporal correcta

p Leer más...

Reposar y dormir
pP@)

El parto conlleva un elevado gasto energético; reposar y dormir entre contracciones ayuda a dosificar la energía y a combatir el cansancio. 

Durante la fase de pródromos es interesante encontrar un equilibrio entre seguir con las actividades cotidianas y descansar tanto como sea posible, para ahorrar fuerzas que se necesitarán en fases más intensas. Es normal tener contracciones de intensidad variable durante los días previos al parto, por lo que hay que descansar o dormir en los momentos de calma. 

 

Durante la fase de dilatación dormir es más difícil, pero se puede descansar gracias a técnicas respiratorias y de relajación. La anestesia peridural también favorece el descanso en esta fase.

Para relajarse se recomienda: 

  • Eliminar la tensión muscular y psíquica entre contracción y contracción. 
  • Soltar el aire poco a poco, es decir, alargar la espiración
  • Tomar un baño caliente o una ducha
  • Concentrarse en las contracciones y disfrutar de los momentos en los que no aparecen: el tiempo entre contracciones es vital para descansar y poder recibir la siguiente con energía nueva. 
  • Tener pensamientos positivos en cuanto a la utilidad de las contracciones y a la proximidad del nacimiento. Intentar evitar los pensamientos negativos o preocuparse por el tiempo que falta para que el parto acabe. 
  • Realizar visualizaciones positivas. Esta técnica consiste en usar la imaginación para crear una imagen mental positiva y controlarla para conseguir algún objetivo o reducir el estrés. 
  • Establecer una comunicación activa con el feto.

 
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Reposar y dormir

p Leer más...

Eliminar
pP@)

Durante la fase de pródromos y la fase de dilatación aumenta el peristaltismo y es normal que la mujer evacue varias veces.

 

  • En cuanto a la evacuación, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: 
    • Las ganas de evacuar pueden confundirse con el reflejo del pujo
    • Se considera perjudicial y no efectivo administrar un enema durante el trabajo de parto. 
    • La ampolla rectal llena en el momento del parto no dificulta el nacimiento del bebé ni aumenta el riesgo de infección.
    • La ampolla rectal llena puede provocar la salida heces en la fase de expulsión. Esta situación acostumbra a pasar desapercibida para la mayoría de las mujeres y es vivida con normalidad por los asistentes al parto. 
    • En esta fase, es habitual que la mujer sienta pudor y tenga vergüenza de empujar; por lo tanto, es importante que no se sienta observada y pueda disponer de la intimidad necesaria para llevar a cabo el trabajo de parto libremente. La vergüenza puede generar tensión e incomodidad e, incluso, bloquear el trabajo de parto. 
    • El enema puede ser útil para las mujeres que lo pidan y para las que presentan la ampolla rectal llena y no pueden evacuar espontáneamente. 
    • En cuanto a la micción, también aumenta su frecuencia durante el trabajo de parto, por la presión de la cabeza fetal sobre la vejiga urinaria. La mujer que se encuentra bajo anestesia peridural puede perder el reflejo de micción, por lo que deberá vaciársele la vejiga varias veces durante el parto a través de una sonda; una vejiga muy llena puede dificultar el descenso fetal. Con la anestesia de baja dosis se mantiene el reflejo de micción.  

      Es recomendable vaciar la vejiga de la orina, de forma espontánea o con una sonda, justo después del alumbramiento para favorecer la contracción uterina y disminuir el riesgo de hemorragia.  

      A veces, las pérdidas de orina pueden confundirse con el líquido amniótico; en estos casos hay que observar su color, cantidad y olor.
  • Las náuseas y los vómitos también son habituales durante el parto y pueden estar provocados por el ayuno prolongado o las contracciones más intensas. Acostumbran a darse durante la contracción y, a pesar de que son incómodos, hay que tener en cuenta que vomitar ayuda a dilatar más rápidamente, porque, con el esfuerzo, la cabeza fetal se coloca mejor sobre el cuello del útero. También pueden aparecer eructos o hipo.

  
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Eliminar

p Leer más...

Evitar peligros y prevenir riesgos
pP@)

Haber escogido conscientemente el lugar donde dar a luz, disponer de la información necesaria para valorar el inicio del trabajo de parto y poder reconocer el momento idóneo para ir al hospital o avisar a la comadrona son aspectos importantes para que la mujer se sienta segura. También se recomienda tener toda la información posible sobre el tipo de parto previsto.

 

En cualquier fase del parto, tanto si está en casa como en el hospital, la mujer debe escuchar su cuerpo y fijarse en las señales que le muestra; de este modo observará indicios que pueden hacerle sospechar que ha surgido algún problema, como, por ejemplo: 

 
Para favorecer el proceso fisiológico del parto y prevenir riesgos, se recomienda

  • Respirar de manera natural. 
  • Moverse libremente y buscar posiciones cómodas.  
  • Evitar el ayuno prolongado
  • Usar métodos no farmacológicos para aliviar el dolor. 
  • Practicar técnicas de relajación. 
  • Expresar las emociones libremente
  • Si la mujer tiene varices y no puede deambular (a causa, por ejemplo, de la anestesia peridural clásica), vendarle las piernas para reducir la probabilidad de sufrir una trombosis venosa profunda
  • Para prevenir el trauma perineal, deben tenerse en cuenta las siguientes recomendaciones: 
    • Durante el expulsivo, hay que ayudar a la gestante a encontrar la posición más cómoda y espontánea posible. 
    • Aplicar gasas calientes en el periné estimula la circulación sanguínea de la zona, favorece la relajación de la musculatura perineal y tiene un efecto analgésico.

      Aplicación gasas calientes en el periné  
    • Debe tenerse en cuenta que los pujos suaves y lentos ayudan a abrir la vulva poco a poco. 
    • Se recomienda no manipular el periné durante el parto, puesto que esta manipulación puede inflamar los tejidos y hacerlos más vulnerables
  • Evitar el pinzamiento precoz del cordón umbilical
  • Evitar la separación de la madre y el bebé, sobre todo durante las dos primeras horas posteriores al nacimiento, e intentar que se mantengan contacto piel con piel.  
  • Iniciar el amamantamiento materno lo antes posible, puesto que evita problemas posteriores relacionados con la lactancia. 
  • Aplicar frío local en el periné durante el postparto inmediato para aliviar el dolor y conseguir un efecto antiinflamatorio y vasoconstrictor, puesto que favorece la coagulación. 
  • Aplicar masajes uterinos durante el puerperio, para favorecer la contracción del útero y disminuir el riesgo de hemorragia.

 
Otras situaciones: 

 
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Evitar peligros y prevenir riesgos

p Leer más...

Comunicarse e interactuar socialmente
pP@)

Sugerencias para la mujer

El parto fluye controlado por la parte más primitiva del cerebro, el hipotálamo, desde donde se regulan los instintos. Así, todo aquello que ayude a manifestar los instintos y a limitar el uso de la parte más racional del cerebro, el neocórtex, favorece los trabajos de parto.

 

En este sentido, se recomienda seguir los siguientes consejos:

  • No se debe estar pendiente de las otras personas, sino que hay que actuar espontáneamente.
  • Es importante dejarse llevar y no inhibirse, ni reprimir los instintos, ni mantener las formas.
  • Hay que manifestar las emociones (el dolor, el miedo o el enojo) sin censura.
  • Gemir o gritar durante las contracciones es una forma excelente para expresar y aliviar el dolor. El modo más eficaz es gritar desde la parte más profunda del vientre mientras se expulsa el aire, igual que algunos tenistas cuando golpean la pelota; hay otro tipo de grito más estridente, que sale de la garganta, que es fruto del miedo.  
  • Debe relajarse la boca.
  • Hay que pedir todo lo que sea necesario.
  • Conectar conscientemente con el feto puede ayudar a recuperar fuerzas.
  • Es importante que la mujer esté acompañada por una persona de confianza, aunque se afronte la maternidad en solitario.

 

 

Sugerencias para los acompañantes durante el trabajo de parto

Las principales funciones de los acompañantes de la mujer durante el trabajo de parto son ofrecerle apoyo incondicional en todo lo que necesite y hacer de interlocutores entre ella y el personal que la asiste.
 
Los acompañantes deben tener en cuenta las siguientes sugerencias: 

  • Deben buscar estrategias para estar lo más tranquilos y relajados posible, a pesar de que resulte difícil, puesto que es una situación excepcional en la que intervienen muchas emociones, miedos e ilusiones. Hay que recordar que la tensión y el miedo pueden enturbiar el ambiente e interferir en el parto. 
  • Los partos son procesos habitualmente largos y no siempre fáciles, por lo que hay que estar preparado y ser paciente y atento. 
  • Es importante crear un ambiente confortable alrededor de la mujer que da a luz: deben evitarse los ruidos fuertes, los movimientos bruscos o rápidos y hay que procurar mantener una temperatura agradable y una luz suave. 
  • Se debe hablar poco y en voz baja, con mensajes cortos, positivos y sencillos. No hay que decir nada cuando la mujer tenga una contracción, salvo para dar mensajes de ánimo, como por ejemplo "lo haces muy bien” o "ya te queda una menos"; si se le quiere ofrecer bebida, alimentos, un masaje, etc., o preguntarle algo es preferible hacerlo cuando haya acabado la contracción. La mujer necesita concentrarse para poder soportarlas y hablar es una actividad muy racional que hace perder esta concentración. Los mensajes verbales continuados y con mucha información o que no tienen relación directa con el parto pueden, incluso, frenar la dinámica uterina. 
  • Se recomienda usar la comunicación no verbal: se pueden dar muchos mensajes y mucho apoyo con una mirada, una sonrisa, caricias, etc. 
  • El tacto y el masaje pueden jugar un papel muy importante en el trabajo de parto. La mujer puede agradecer una presión firme en la zona de la espalda donde sienta dolor o un masaje sobre el sacro o la zona lumbar para relajarse.  
  • El parto tiene unas fases más intensas que otras; si la mujer se encuentra en uno de estos momentos intensos, se la debe animar y recordarle que el trabajo que hace no es en vano y que cada vez le falta menos para tener a su bebé entre los brazos. También se puede respirar con ella durante la contracción y ayudarla a relajarse tanto como pueda para recuperar fuerzas cuando acabe la contracción.
  • No hacer nada: hay momentos del parto que no requieren más que un acompañamiento tranquilo, silencioso y atento a las necesidades de la mujer. 
  • La mujer que da a luz debe tener suficiente confianza para poder expresarse con libertad. Puede tener reacciones de enojo y de impaciencia a pesar de que los acompañantes se esfuercen en tratarla lo mejor posible. Estas reacciones son normales ya que se deben al dolor y al cansancio, y es positivo para el parto tener la confianza para expresarlas sin tapujos.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Comunicarse e interactuar socialmente

p Leer más...

Trabajar y divertirse
pP@)

Se entiende como trabajo cualquier actividad física o intelectual. El parto requiere una actividad física y mental intensas, comparables a subir una montaña elevada o correr un maratón. Los cambios físicos y emocionales que vive la mujer son el llamado trabajo de parto y, a pesar de que son intensos, son compatibles con la alegría y el gozo.

 

En el inicio del trabajo de parto, tanto se puede sentir miedo como alegría. Si la gestante consigue superar el miedo, se relaja y reconoce estas sensaciones como normales y necesarias para el nacimiento, puede conseguir disfrutar del parto y vivirlo de forma placiente. Al final del alumbramiento, la mujer puede sentirse muy satisfecha –incluso hay referencias a partos orgásmicos.

Si no se siente capaz de superar el miedo y el dolor, la anestesia peridural puede ayudarla a vivir este proceso con más tranquilidad y alegría.

Para favorecer el trabajo de parto en la fase prodrómica y en la de inicio del parto, se recomienda:  

  • Si es de día, continuar con las actividades cotidianas. 
  • Resolver cuestiones logísticas: realizar los últimos preparativos, contactar con los acompañantes, buscar cuidadores para los hijos mayores, etc. 
  • Si el parto empieza por la noche, intentar descansar o tomar una ducha o baño caliente.

 
Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Trabajar y divertirse

p Leer más...

Tópicos y conductas erróneas
pP@)

 
  • El parto no es una enfermedad ni una intervención quirúrgica: es un proceso fisiológico.
  • El parto en el hospital no es la única opción segura para dar a luz, depende de cada mujer y de cada embarazo. El parto domiciliario es una opción segura en embarazos de bajo riesgo, especialmente a partir del segundo parto. Así, pues, es un error clasificar las mujeres que deciden parir en casa como irresponsables, locas o neohippies

 

  • La anestesia peridural o epidural es una opción, no una obligación. En el caso de optar por ella, debe respetarse la decisión de la mujer y recordar que cuantas menos intervenciones innecesarias existan, más bajo será el riesgo durante el parto. 
  • Los tatuajes en la zona lumbar no son una contraindicación para administrar la anestesia peridural
  • La episiotomía no evita los desgarros, ni la incontinencia urinaria ni los prolapsos de órganos; hay otros factores que pueden provocar estas complicaciones, como, por ejemplo, el tamaño del feto, la duración de la fase de expulsión, el tipo de pujo, el tono muscular perineal y la distancia entre la vagina y el ano. 
  • El calostro, la primera leche materna, no es perjudicial para el bebé, sino que aporta muchos beneficios: es rico en vitamina K e inmunoglobulinas y prepara el sistema digestivo del recién nacido para la alimentación posterior

    Consejos de salud: Lactancia materna
  • Cortar el cordón umbilical justo después del nacimiento es perjudicial para el bebé; en cambio, dejarlo intacto aporta muchos beneficios al recién nacido: le facilita la adaptación a la vida extrauterina, le proporciona una cantidad de sangre suficiente para prevenir la anemia y repercute directamente en su peso, entre otras ventajas. 
  • El tamaño de la pelvis de la mujer no debe dificultar o imposibilitar el parto, excepto si ha sufrido un traumatismo pelviano, raquitismo o una malformación congénita. Durante el embarazo, la pelvis se modifica y se hace más móvil, gracias a la acción de las hormonas relaxina y progesterona. En el momento del parto, también se modifica porque responde a las maniobras de adaptación del feto, del mismo modo que se adapta a los movimientos y a las posiciones maternas. 
  • La cesárea no es la manera menos traumática de nacer. Cuanto más se respeta la fisiología del parto, menos traumático resulta para el bebé y para la madre. La cesárea sólo debería estar indicada en los casos en que sea necesaria. 
  • No es cierto que la bolsa de las aguas deba romperse artificialmente durante el parto. En la mayoría de casos, se rompe espontáneamente antes o durante el parto y algunos bebés nacen con la bolsa íntegra. 
  • Lo que se suele llamar parto seco (aquél en el que se rompe la bolsa de las aguas antes del inicio de las contracciones) no existe: el feto, la placenta y las membranas continúan creando líquido amniótico después de la rotura de las membranas, y la cabeza fetal tapona el cuello uterino de manera que siempre queda líquido en el interior del útero. 
  • No hay evidencias científicas que demuestren que las fases de la luna influyan en los inicios del trabajo de parto, ni que en los días de lluvia se rompan más bolsas de las aguas. 
  • Comerse la placenta no es perjudicial. La placenta es rica en prostaglandinas, que ayudan a contraer el útero y evitan la hemorragia postparto, en oxitocina en pequeñas cantidades, que reduce el estrés del parto y favorece el amamantamiento, y en opioides naturales, que actúan como analgésicos. La mayoría de mamíferos, incluidos los herbívoros, se comen la placenta; aunque no es una práctica habitual en los EE.UU. y en Europa hay personas que apoyan esta práctica por los beneficios que aporta, como, por ejemplo, la prevención de la depresión postparto. La placenta, tradicionalmente, se ha utilizado en la medicina china para elaborar remedios y, actualmente, se usa para producir sustancias homeopáticas. A pesar de que hay pocas culturas en las que se acostumbra a comer la placenta, en algunas se venera; algunos pueblos entierran la placenta para devolverla simbólicamente a la Madre Tierra, para que la fertilice y alimente los campos del mismo modo que ha alimentado a un bebé durante nueve meses; en algunas comunidades africanas, se entierra la placenta y se planta un árbol, y cuando la persona a quien pertenecía la placenta muere, si ha sido un miembro importante para la comunidad, el árbol se corta y con la madera se fabrica un djembé (tambor), cuyo sonido permitirá mantener la comunicación con su espíritu.

 

p Leer más...

15 Valoraciones, valoración media 4,0 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 15/02/18 10:16h

Comentarios

Listado

MARCO ANTONIO TIMOTEO RODRIGUEZ 21 de Abril de 2021
información muy útil
p Leer más... 12345

Envía un comentario

12345

Números y letras minúsculas.
Información básica sobre protección de datos en aplicación del RGPD
Responsable del tratamiento Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Barcelona. (+info web)
Finalidad tratamiento Gestión del contacto, consulta o solicitud. (+info web)
Legitimación Consentimiento. (+info web)
Destinatarios No se prevén cesiones. (+info web)
Derechos Acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición. (+info web)
Contacto DPD dpd@coib.cat
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en web de Infermera Virtual. www.infermeravirtual.com

Para poder enviar el formulario, tienes que leer y aceptar la Política de Protección de datos. Si no la aceptas y nos das tu consentimiento para tratar tus datos con las finalidades descritas, no podemos aceptar ni gestionar el Servicio web de contacto, consulta o solicitud

  Atención: El comentario será revisado antes de ser publicado.