Autor/a
Julia Reiriz Palacios
Doctora en Medicina
+

Eje hipotálamo-hipofisario
pP@)

La hipófisis es una pequeña glándula de menos de 1 cm de diámetro y de 0,5-1 g de peso que se encuentra dentro de la silla turca del esfenoides. Está unida al hipotálamo por el llamado tallo de la hipófisis o infundíbulo.

 

Desde el punto de vista anatómico y fisiológico, la hipófisis se divide en dos porciones:

  • hipófisis anterior o adenohipófisis: ocupa el 75 % del peso total de la glándula
  • hipófisis posterior o neurohipófisis: formada por tejido nervioso, ya que contiene axones y terminales axonales

 

Casi toda la secreción de la hipófisis es controlada por el hipotálamo. El hipotálamo es una estructura nerviosa situada en la base del encéfalo y es el centro receptor de señales procedentes de muchas zonas del encéfalo, así como de órganos internos, de modo que experiencias emocionales dolorosas o estresantes causan cambios en su actividad. A su vez, el hipotálamo controla el sistema nervioso autónomo y regula la temperatura corporal, el hambre, la sed, la conducta sexual y las reacciones defensivas, como el miedo o la rabia. Además, en él se sintetizan, al menos, nueve hormonas diferentes con la función de regular la secreción de hormonas de la hipófisis anterior y otros grupos de neuronas especiales. De modo que el hipotálamo y la hipófisis en conjunto regulan prácticamente todos los aspectos del crecimiento, el desarrollo, el metabolismo y la homeostasia del organismo.

p Leer más...

Hipotálamo. Hormonas
pP@)

Hay unas neuronas especiales en unos núcleos específicos del hipotálamo que sintetizan y secretan las hormonas liberadoras y las hormonas inhibidoras, que controlan, a su vez, la secreción de la adenohipófisis, ya que la facilitan o la inhiben, respectivamente. Estos vasos de comunicación entre el hipotálamo y la adenohipófisis constituyen el sistema portal hipotálamo-hipofisario.

 

Así, el hipotálamo secreta la hormona liberadora de la tirotropina (TRH), que también estimula la prolactina; la hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH); la hormona liberadora de la corticotropina (CRH); la hormona inhibidora de la prolactina (dopamina, PIH) (en seres humanos no está clara la existencia de una hormona liberadora específica de la prolactina); la hormona liberadora de la hormona del crecimiento (GHRH); la hormona inhibidora de la hormona del crecimiento (somatostatina, GHIH), que también puede inhibir la prolactina y la tirotropina, y la hormona liberadora e inhibidora de la hormona melanocitoestimulante.

p Leer más...

Hipófisis anterior o adenohipófisis. Hormonas
pP@)

La adenohipófisis constituye la parte anterior de la hipófisis y es una glándula muy vascularizada que tiene extensos sinusoides (un tipo especial de capilar) entre sus células. Hay cinco tipos diferentes de células en la hipófisis anterior que secretan siete hormonas principales.

 

  • células somatotropas: producen la hormona del crecimiento humano (HGH) o somatotropina
  • células lactotropas: sintetizan la prolactina (PRL)
  • células corticotropas: sintetizan la hormona estimulante de la corteza suprarrenal o corticotropina (ACTH) y la hormona estimulante de los alfa-melanocitos (α-MSH)
  • células tirotropas: producen la hormona estimulante de la glándula tiroides o tirotropina (TSH)
  • células gonadotropas: producen las hormonas estimulantes de las gónadas (glándulas sexuales: ovarios y testículos) o gonadotropinas (GnSH), que son la hormona folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH).

Las hormonas de la adenohipófisis, a su vez, actúan estimulando otras glándulas que son sus glándulas diana: la glándula tiroides, mediante la tirotropina o TSH; la corteza suprarrenal, mediante la ACTH o corticotropina; los ovarios y los testículos (gónadas o glándulas sexuales), mediante las gonadotropinas, que son la FSH (hormona folículoestimulante) y la LH (hormona luteinizante), y las glándulas mamarias, mediante la prolactina o PRL.

 

El sistema de retroalimentación negativa constituye un modo de regulación de la secreción hormonal.

Ver imagen: Hormonas hipofisiarias

p Leer más...

Hormona del crecimiento o somatotropina
pP@)

Efectos metabólicos

La hormona del crecimiento actúa sobre casi todos los tejidos del organismo. Se llama también hormona somatotrópica o somatotropina, o GH, y es la hormona más abundante secretada por la adenohipófisis o hipófisis anterior. Provoca el crecimiento de todos los tejidos del cuerpo capaces de crecer. La somatotropina es necesaria, por tanto, para el desarrollo corporal normal del niño y el adolescente. La GH disminuye la utilización de la glucosa en el organismo, aumenta el crecimiento del esqueleto y de los músculos esqueléticos durante la niñez y adolescencia y favorece la liberación de ácidos grasos libres.

 

Efectos sobre el crecimiento

El crecimiento es un proceso complejo controlado por numerosos compuestos, entre los que se encuentran diversos factores de crecimiento y hormonas como la GH y otras más. Pero también tiene efectos indirectos: promueve la síntesis por las células del hígado o hepatocitos, de los factores de crecimiento similares a la insulina (IGF, insulin-like growth factor, siglas en inglés) que estimulan la división de las células del cartílago que, a su vez, secretan más matriz cartilaginosa. Parte de este cartílago se convierte en tejido óseo, lo que permite el crecimiento en longitud del hueso.

 

Regulación

La secreción de la GH es controlada, casi por completo, en respuesta a dos hormonas secretadas en el hipotálamo y que son transportadas después a la adenohipófisis por el sistema portal hipotálamo-hipofisario para que actúen sobre las células somatotropas de la hipófisis anterior: 

  • la hormona liberadora de la secreción de la hormona del crecimiento (GHRH) 
  • la hormona inhibidora de la secreción de la hormona del crecimiento o somatostatina (GHIH)

 

El mecanismo de liberación de la GH es en forma de pulsos y picos. Existen, además, numerosos estímulos fisiológicos para la liberación de la somatotropina, como los períodos de sueño profundo. Las emociones, el estrés, la fiebre, los traumatismos, el dolor, el frío y la actividad corporal fuerte también son un estímulo para su secreción. Por otro lado, el estímulo metabólico más potente para su secreción es la hipoglucemia. Se puede decir que esta hormona proporciona una fuente energética para los tejidos en todas las situaciones de estrés, del tipo que sean. En estos casos son importantes sus efectos ahorradores de glucosa, de modo que se pueda garantizar el aporte de la misma a los tejidos que dependen de ella, como sucede con el sistema nervioso.

 

En un periodo de 24 horas, la adenohipófisis secreta niveles elevados de somatotropina de forma episódica sin un estímulo aparente. Debido a esta secreción episódica, una medición única de los niveles de la hormona en sangre puede llevar a interpretaciones erróneas, por lo que es necesario realizar análisis seriados.

p Leer más...

Hormona estimulante de los melanocitos
P@)

Losmelanocitos constituyen el 8% de las células de la epidermis y producen la melanina, que es un pigmento marrón-negro que contribuye al color de la piel y absorbe la luz ultravioleta. La hormona estimulante de los melanocitos es una hormona producida por la adenohipófisis o hipófisis anterior, necesaria para producir melanina. Los melanocitos de personas con problemas para broncearse presentan alteraciones en sus receptores. 

Ver imagen: Hormonas hipofisiarias

Prolactina
pP@)

En las mujeres se desarrolla una glándula mamaria o mama en cada lado, por encima del músculo pectoral mayor y en la cara anterior del tórax. Cada mama está compuesta por 12-20 lóbulos diferenciados y cada lóbulo tiene su propio sistema de conductos galactóforos muy ramificados, con salida independiente al exterior por el pezón. El crecimiento y la actividad de las mamas femeninas son completamente dependientes de las hormonas.

 

La prolactina es una hormona producida por la hipófisis anterior o adenohipófisis. Durante el embarazo, la prolactina, los estrógenos y la progesterona promueven el desarrollo del tejido de la glándula mamaria. Tras el parto, la prolactina, junto con el cortisol y la insulina, es necesaria para la síntesis y la secreción de la leche. La prolactina es la principal hormona responsable de la producción de leche o lactogénesis. El estímulo de succión del lactante es el factor más importante para el mantenimiento de la misma.

p Leer más...

Gonadotropinas
P@)

- Sistema reproductor masculino: hormonas

- Sistema reproductor femenino: hormonas ciclo sexual

Hipófisis posterior o neurohipófisis. Hormonas
P@)

La neurohipófisis almacena y libera hormonas, pero no las sintetiza. Estas hormonas son la vasopresina u hormona antidiurética (ADH) y la oxitocina.

Oxitocina
pP@)

La oxitocina es una hormona producida en el hipotálamo y secretada en la neurohipófisis. Tiene un efecto estimulante potente sobre el útero grávido, en especial, al final de la gestación, ya que estimula las contracciones del mismo. Además, tiene una función de una importancia especial en la lactancia, ya que ayuda a que la leche sea expulsada hasta el pezón, y el bebé, de esta manera, puede obtenerla al mamar. Este proceso se llama subida de la leche, que, junto con la eyección ulterior de ésta, se debe a la oxitocina. No se conoce la función de la oxitocina en los hombres ni en las mujeres no embarazadas ni en periodo de lactancia; parece que puede tener relación con el placer sexual.

 

La secreción de oxitocina se regula por un sistema de retroalimentación positiva (feedback positivo). Sin embargo, el reflejo de eyección de la leche es un reflejo condicionado, ya que, por ejemplo, el llanto del recién nacido puede producir un aumento de la secreción de oxitocina con salida de leche por los pezones. Del mismo modo, se puede inhibir la secreción de oxitocina a causa del estrés, tanto físico como psicológico, por lo que se tiene que interrumpir la lactancia. 

Ver imagen: Hormonas hipofisiarias

p Leer más...

Hormona antidiurética o vasopresina
P@)

La hormona antidiurética o vasopresina es una hormona producida en el hipotálamo y secretada en la neurohipófisis.

 

La principal acción fisiológica de esta hormona es su efecto antidiurético, de ahí su nombre de hormona antidiurética (ADH). En este caso el riñón es el órgano diana para la hormona, ya que produce un aumento de la permeabilidad: permite que el agua se reabsorba en la sangre y sea, por tanto, conservada en el organismo. Como consecuencia de ello, se produce una disminución del flujo de orina.

 

Como su otro nombre indica, la vasopresina también es un potente vasoconstrictor importante, que actúa como protector durante las hemorragias o las deshidrataciones agudas.

 

El factor regulador principal de la secreción de ADH es, por tanto, la osmolaridad de los líquidos extracelulares . El umbral de osmolaridad para la estimulación de la sed es similar o algo superior al de la ADH. Por tanto, la secreción de ADH puede preceder a la activación de la sed en la protección del contenido corporal normal de agua.

 

Pero también hay otros factores que estimulan la liberación de ADH, como son el dolor, la ansiedad, la nicotina y diversos fármacos (morfina, tranquilizantes y otros). Cualquiera de ellos puede provocar una retención de agua en el organismo. El alcohol, por el contrario, inhibe la secreción de ADH, de ahí su efecto diurético, y la consiguiente deshidratación puede causar tanto sed como la cefalea típica de la resaca.

Ver imagen: Hormonas hipofisiarias

8 Valoraciones, valoración media 3,3 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 27/05/15 10:57h