Consejos de la enfermera

Respirar
pP@)

En el caso de una persona fumadora, es importante que deje de fumar. La enfermera o el médico del centro de salud pueden ayudar a hacerlo. Fumar es una adicción que perjudica gravemente la salud en todos los casos, pero concretamente en el cáncer se ha identificado como uno de los principales factores para desarrollar la enfermedad, sobre todo en los casos de cáncer de pulmón.
 Si en algún momento del tratamiento de la quimioterapia aparece dificultad para respirar, es necesario hacerlo saber rápidamente al equipo de salud. 

Durante el proceso del tratamiento de quimioterapia la persona se puede sentir más cansada. Se trata de una respuesta normal del cuerpo ante el esfuerzo de reposición celular que debe hacer. Es importante diferenciar este cansancio de la sensación de ahogo que puede aparecer con los esfuerzos pequeños.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Respirar

p Leer más...

Comer y beber
pP@)

Una buena alimentación es muy importante para muchos aspectos del tratamiento del cáncer y también para tolerar mejor la quimioterapia, ya que mejora la vitalidad, el estado de ánimo y las defensas de la persona, un hecho imprescindible para evitar las infecciones oportunistas.

Durante el tratamiento, el cuerpo, como respuesta del organismo que se intenta curar, gasta más energía, por ello es importante consumir calorías y proteínas suficientes. Además, la alimentación durante la quimioterapia ha de paliar y controlar la aparición de molestias o efectos secundarios del tratamiento que dificultan una buena nutrición de la persona. 


Hay 4 problemáticas que son las que aparecen habitualmente con el tratamiento de quimioterapia y que dificultan la ingesta, que son: 1. Dificultad en la ingesta por mucositis y/o estomatitis, 2. Dificultad en la ingesta por alteración del gusto y del olfato, 3. Dificultad en la ingesta por falta o pérdida de apetito (anorexia), 4. Dificultad en la ingesta por náuseas y vómitos.

 

1. Dificultad en la ingesta por mucositis y/o estomatitis:

Pueden aparecer molestias al ingerir, por la inflamación de las mucosas de la boca y del esófago y/o de los otros tejidos y órganos de la boca.

Consejos para evitar o paliar la mucositis y la estomatitis: 

  • Si aparece alguno de estos síntomas, debe comunicarse al médico o a la enfermera para que, si lo consideran conveniente recomienden medicamentos para el tratamiento de las llagas o para combatir el dolor. 
  • Siempre que sea posible, visitar al dentista antes de empezar el tratamiento de quimioterapia. Este especialista recomendará las medidas a tomar para que la quimioterapia afecte lo menos posible. Se ha de tener en cuenta que cuando se está en el proceso de quimioterapia, la persona no puede someterse a ninguna intervención bucal sin consultarlo con el oncólogo. 
  • Hacer una buena higiene bucal diaria: 
    • Cepillar los dientes, las encías y la lengua después de cada comida con un cepillo suave. 

      Higiene contra las aftas bucales
    • No utilizar colutorios que contengan alcohol. Es mejor usar una solución de una cucharadita de bicarbonato sódico diluido en un vaso de agua. Hay que hacer enjuagues y escupir la solución. Después, se debe enjuagar la boca sólo con agua. Este preparado prevé la aparición de infecciones en la boca provocadas por hongos. Otro preparado un poco más elaborado y también con finalidad preventiva consiste en la mezcla de un litro y medio de infusión de manzanilla y tomillo, el zumo de medio limón y una cucharada sopera de bicarbonato. También hay que hacer enjuagues y escupir la solución y, después, enjuagarse de nuevo la boca sólo con agua. 
    • Si la persona lleva dentadura postiza, se la ha de quitar al menos dos veces al día, limpiarla con un cepillo y enjuagarla con agua. Por la noche se ha de dejar sumergida en agua o en la solución que se utilice habitualmente y, antes de volver a ponérsela por la mañana, se ha de limpiar con un cepillo y enjuagarla. 
    • Utilizar crema labial para evitar que los labios se corten o que se resequen. 
  • Seguir las pautas recomendadas en la alimentación ante este trastorno, como escoger alimentos húmedos, suaves, fáciles de masticar y tragar, y utilizar la licuadora y hacer purés.


Se recomienda hablar con la enfermera, ya que su apoyo y sus consejos ayudarán a controlar la situación.


2. Dificultad en la ingesta por alteración del gusto y del olfato:

Es habitual un cambio en la percepción del sabor (disgeusia), o una disminución o falta de sabor (ageusia) cuando se está recibiendo tratamiento de quimioterapia. El olfato también se puede ver alterado y esto puede potenciar el rechazo a ciertos alimentos por el olor que desprenden.

Consejos para reducir los efectos de la disminución del sabor: 

  • Mantener una higiene bucal correcta. 
  • Evitar temperaturas extremas (muy frías o muy calientes) de los alimentos, ya que disminuyen el sabor. 
  • Condimentar más los alimentos con sal, especias, hierbas aromáticas, ajo, etc. 
  • Consumir alimentos salados: jamón curado, panceta, aceitunas, etc. 
  • Aderezar la carne y el pescado con pimienta, menta, zumo de limón, vinagre, etc.


Consejos para reducir los efectos del cambio del sabor: 

  • Mantener una higiene bucal correcta. 
  • Escoger comidas con buen aspecto y olores suaves. 
  • Procurar que la persona que recibe el tratamiento no tenga que cocinar ni prepararse la comida para evitar los olores fuertes. 
  • Procurar no comer en el mismo lugar donde se ha cocinado, también para evitar los olores fuertes. 
  • Comer alimentos fríos o a temperatura ambiente. 
  • Escoger los alimentos hervidos antes que los fritos, a la plancha o guisados, ya que los alimentos hervidos desprenden menos olor. 
  • Sustituir las carnes rojas por las blancas (pollo, conejo), los huevos, el pescado o los lácteos. 
  • Añadir unas gotas de limón o jarabe de frutas al agua si se nota un sabor desagradable. 
  • Evitar los sabores amargos, como el café, el té, o el chocolate.

 
Consejos para reducir los efectos de percepción de sabor metálico en los alimentos: 

  • Utilizar cubiertos de plástico. 
  • Usar utensilios de madera para cocinar. 
  • Comer carnes rojas (ternera, cordero, cerdo) condimentadas con salsas dulces (compota de manzana, mermeladas) o con bechamel. 
  • Si la carne no se tolera bien, sustituirla por otra fuente de proteínas: huevos, pescado, lácteos, etc. 
  • Beber té con menta o con limón con las comidas. 
  • Escoger sabores fuertes como el de los quesos o el jamón curados, por ejemplo. 
  • Tomar fruta ácida (naranja, limón) que ayuda a hacer desaparecer el sabor metálico. 
  • Evitar comidas y bebidas enlatadas, utilizar preferiblemente envases de cristal o plástico.

 

3. Dificultad en la ingesta por falta o pérdida de apetito (anorexia):

Es un problema frecuente cuando se está recibiendo tratamiento de quimioterapia y puede afectar de forma importante la salud de la persona. La pérdida de apetito puede producirse por la combinación de varios factores, como la propia enfermedad, los efectos secundarios de algunos tratamientos, la angustia, así como el sentirse cansado o deprimido.

Consejos generales: 

  • Procurar comer un poco más los días previos al tratamiento si se prevé que se perderán las ganas de comer. 
  • Procurar que los alimentos no desprendan olores ni sabores fuertes. 
  • Intentar no estar en la cocina mientras se prepara la comida para así evitar los olores. 
  • Servir los alimentos tibios o fríos. El vapor o el olor que desprenden los alimentos especialmente calientes pueden quitar el apetito. 
  • Cuidar la presentación de los platos, hacerlos atractivos a la vista. 
  • Comer en un ambiente tranquilo y relajado. 
  • Pasear antes de comer puede ayudar a abrir el apetito. 
  • Procurar no comer solo, es mejor hacerlo acompañado.


Consejos dietéticos: 

  • Comer poco y a menudo. 
  • Procurar que la comida más rica sea el desayuno, pero si no es posible, hay que aprovechar el momento en que se tiene más apetito para consumir los alimentos más ricos en calorías y proteínas. 
  • Procurar llevar siempre encima algún alimento para tomar entre horas: frutos secos, galletas, yogures líquidos, etc. 
  • Tomar pequeños sorbos de bebidas como agua, infusiones o zumos, entre horas, para evitar la sensación de saciedad que pueden provocar los líquidos en las comidas. 
  • Enriquecer los platos con la finalidad de aportar el máximo de nutrientes (por ejemplo, añadiendo un chorro de aceite de oliva o, en el caso de las cremas, un quesito).

 

4. Dificultad en la ingesta por náuseas y vómitos:

 

 

Es un problema que es frecuente en los tratamientos de quimioterapia, pero que se puede prevenir con los medicamentos antieméticos recetados por el oncólogo y con los consejos siguientes.

Consejos generales: 

  • Seguir rigurosamente la pauta antiemética recomendada por el oncólogo. 
  • Procurar que los alimentos no desprendan olores ni sabores fuertes. 
  • Intentar no estar en la cocina mientras se prepara la comida para así evitar los olores. 
  • Hacer las comidas en un ambiente tranquilo y relajado. 
  • En todos los casos, pero sobre todo para las náuseas y los vómitos anticipatorios, puede ser útil practicar métodos de relajación. 
  • Descansar después de las comidas sentándose pero sin tenderse. 
  • Evitar ropa ajustada de cintura y abdomen. 
  • Mantener una buena higiene bucal.


Consejos dietéticos: 

  • Comer poco y a menudo. 
  • Masticar bien los alimentos y comer lentamente. 
  • Aprovechar el momento del día en que la persona se encuentre mejor para comer alimentos con un mayor contenido calórico. 
  • Es aconsejable beber entre comidas. 
  • Es recomendable ingerir alimentos secos: tostadas, galletas, palitos de pan, etc. 
  • Consumir alimentos con un contenido bajo en grasa para facilitar la digestión: carnes blancas, embutidos magros, pescado blanco, etc. 
  • Tomar pequeños sorbos de bebidas carbonatadas, como el agua con gas o la cola, puede ayudar a calmar las molestias digestivas.


En general y teniendo en cuenta estas alteraciones, es importante seguir las recomendaciones específicas de alimentación ante los trastornos propios del proceso oncológico

En el caso de que no haya molestias o alteraciones relacionadas con la nutrición, se recomienda seguir las pautas para una alimentación saludable



Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Comer y beber

p Leer más...

Moverse y mantener una postura corporal correcta
pP@)

Mantener un nivel de actividad moderada ayuda la persona que recibe el tratamiento a mejorar el estado de ánimo, a reducir la sensación de fatiga y, en definitiva, a aumentar el bienestar.

 

Se recomienda: 

  • Fomentar el ejercicio moderado, mantenerse activo físicamente dentro de las posibilidades de cada persona: caminar, hacer yoga, ejercicios específicos para personas encamadas, si es el caso (cambios posturales, gimnasia pasiva, etc.). 
  • Planificar las actividades cotidianas según las necesidades personales y pedir ayuda para aquellas a las que no se pueda llegar. Conviene planificar y aprovechar la parte del día en qué la persona que recibe el tratamiento tiene un nivel de energía más alto. Este momento habitualmente coincide con las primeras horas del día, aunque esto depende de cada persona.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Moverse y mantener una postura corporal correcta

p Leer más...

Reposar y dormir
pP@)

Sentir un estado de preocupación más acusado forma parte del proceso de adaptación normal a la enfermedad, lo cual, a veces, se traduce en una alteración del sueño, con interrupciones frecuentes y con un descenso de las horas dedicadas a dormir.

 

La persona sometida a un tratamiento de quimioterapia suele sufrir cambios en el nivel de energía habitual; por ello, y con la finalidad de mejorar los periodos de descanso y de sueño, se han de seguir los consejos del equipo de salud. Así, para al bienestar general de la persona y para mejorar la capacidad para llevar adelante el tratamiento y mantener la calidad de vida es importante controlar la fatiga.

Se recomienda:

Obtener ayuda de amigos y familiares, o de la asistencia que prestan diferentes instituciones, en las tareas cotidianas que requieran más energía, como hacer la compra, limpiar, etc. 

  • Dedicarse tiempo a uno mismo para hacer actividades que resulten agradables. 
  • Descansar mucho, intentar dormir 8 horas cada noche y hacer 1 o 2 siestas cortas durante el día. 
  • Si no se duerme bien o se sufre insomnio, se debe pedir ayuda al equipo de salud.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Reposar y dormir

p Leer más...

Eliminar
pP@)

Uno de los efectos más habituales del tratamiento de quimioterapia es el cambio en la frecuencia y en la consistencia de las heces, es decir, la aparición de diarrea o de estreñimiento.

En este sentido se aconseja:

 

  • Seguir los consejos específicos en el caso de que aparezca estreñimiento
  • Seguir los consejos específicos en el caso de que aparezca diarrea.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Eliminar

p Leer más...

Evitar peligros y prevenir riesgos
pP@)

Es indispensable el control de los efectos secundarios de la quimioterapia (toxicidad). Este control lo lleva a cabo el equipo de salud mediante visitas, entrevistas y analíticas. Pero es importante que las personas que reciben quimioterapia conozcan los posibles efectos secundarios de su tratamiento para así saber cómo actuar si aparecen. La quimioterapia afecta a las células que se dividen muy rápidamente, ya que ésta es una característica de las células tumorales. Pero también hay tejidos normales cuyas células se dividen rápidamente. Buena parte de los efectos secundarios de la quimioterapia se debe al efecto de los medicamentos sobre estas células sanas.

 

Consejos generales: 

  • Seguir todos los consejos, en la medida de lo posible, que el equipo de salud dará a lo largo de todo el proceso quimioterápico.  
  • Seguir los consejos sobre la alimentación para asegurar una buena nutrición durante el tratamiento y para adaptar la dieta según la alteración que provoque la toxicidad. 
  • Mantener la piel protegida del sol, evitando exponerse a él, sobre todo durante las horas de más insolación, y con el uso de pañuelos o sombreros. 
  • Evitar las situaciones de exposición a infecciones, y controlar las heridas y los sangrados.  
  • Seguir los consejos propuestos en cuanto a los principales problemas de salud relacionados con el tratamiento.  
  • Establecer, en función de las necesidades de cada persona y cada familia, contacto con organizaciones, grupos de ayuda mutua, fundaciones o asociaciones, para atender las repercusiones personales, familiares y sociales relacionadas con la enfermedad. 
  • Tener un especial cuidado en el tratamientos de la orina y las heces como residuos, ya que es el medio por donde se elimina principalmente la quimioterapia. 

    Se aconseja
    • Una buena higiene perianal. 
    • Vaciar 2 o 3 veces la cisterna del váter después de cada deposición y/o micción para asegurar la eliminación correcta de los residuos hacia el alcantarillado. 
    • Si la persona tiene incontinencia y necesita pañales, se deben cambiar a menudo y desechar los utilizados rápidamente en una bolsa de plástico bien cerrada. 
    • Se debe tener un cuidado especial en el tratamiento de estos residuos (heces y orina) durante las 72 horas después de la administración del tratamiento.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de:

Evitar peligros y prevenir riesgos

p Leer más...

Comunicarse e interactuar socialmente
pP@)

 

Las relaciones sociales y familiares, en la medida de lo posible, no deberían verse afectadas durante el tratamiento. A pesar de todo, puede haber ciertos aspectos de la quimioterapia relacionados con la aparición de efectos secundarios, como la alopecia y la astenia, que pueden limitar este tipo de relaciones. 

Las relaciones sexuales y la sexualidad en general normalmente se ven alteradas por la ansiedad generada por la situación del diagnóstico, los efectos secundarios del tratamiento, los cambios sobre la imagen corporal, la angustia de perder a la pareja, la inseguridad, la falta de comunicación... La comunicación con la pareja es imprescindible para continuar teniendo relaciones satisfactorias y no hay que dudar en ponerse en contacto con el equipo de salud para pedir ayuda y consejos en esta nueva situación.

 

Consejos genéricos que pueden servir de ayuda: 

  • Quizás el estado de la persona que recibe quimioterapia no le permite tener relaciones sexuales, pero sí que puede disfrutar de muestras de amor y afecto, como besos, caricias y abrazos. 
  • Es importante recordar que el sexo no se limita únicamente a la penetración. Besos, caricias y otras formas de estimulación pueden provocar el mismo grado de placer y excitación. 
  • La persona que hace quimioterapia debe dar indicaciones a su pareja sobre las partes del cuerpo que más responden a los estímulos o en las que siente más molestias o dolor. 
  • Tomárselo con mucha calma y paciencia. Es importante no obsesionarse con querer conseguir un orgasmo, el sexo tiene que ser una relación mucho más amplia. 

 

 

Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Comunicarse e interactuar socialmente

 

p Leer más...

Trabajar y divertirse
pP@)

La quimioterapia, aunque en algunas personas sólo produce unas molestias mínimas, a veces comporta efectos secundarios que interfieren con el desarrollo habitual de las actividades diarias.

1. Actividad laboral, 2. Actividades de ocio y diversión.

 1. Actividad laboral

Si no hay ninguna contraindicación médica, es la propia persona quien ha de limitar su actividad laboral según su estado físico y emocional. Hay personas a quienes el tratamiento no les provoca efectos secundarios suficientes como para dejar de trabajar y, en cambio, les supone un gran beneficio, sobre todo emocional, el hecho de seguir con su vida laboral. Por otro lado, hay quien tiene que limitar esta actividad, sobre todo porque se siente más cansado, débil y con falta de energía para llevar a cabo una actividad laboral. La actividad laboral ejerce un efecto positivo sobre el estado de ánimo de la persona y se debe mantener, si es posible y de forma moderada, siempre que mejore la sensación de bienestar. El equipo de salud ayudará a tomar las decisiones más adecuadas en cada momento del proceso quimioterápico

 


2. Actividades de ocio y diversión

Es importante dedicarse tiempo a uno mismo para hacer las actividades que sean más agradables, en el momento del día en que la persona se sienta más descansada.


Se recomienda tener en cuenta todos los consejos generales, que permitirán adoptar las medidas saludables en relación con la actividad de la vida diaria de: 

Trabajar y divertirse

p Leer más...

Tópicos y conductas erróneas
pP@)

Que se tenga que recibir quimioterapia no quiere decir necesariamente que se esté muy enfermo y que probablemente la persona vaya a morir: Actualmente, muchos cánceres se tratan con quimioterapia después de operar (tratamiento adyuvante), con la intención de reducir las probabilidades de una recaída. Después de la intervención y una vez eliminada la enfermedad, la esperanza de vida es de más de cinco años. Actualmente, la curación total es posible en los casos en que los tumores son diagnosticados muy precozmente o cuando se pueden extirpar completamente gracias a la cirugía. Las estadísticas nos dicen que menos de la mitad de los pacientes diagnosticados de cáncer morirá de esta enfermedad. En muchos otros casos, el tratamiento permite retrasar durante años el curso de la enfermedad con una buena calidad de vida.

 

Todas las personas tienen derecho a recibir el mejor tratamiento independientemente de su edad: Erróneamente, se cree que la gente de edad avanzada no puede soportar físicamente los efectos secundarios de la quimioterapia. Estudios recientes demuestran que no hay diferencias significativas en los niveles de tolerancia y de toxicidad en personas de diferentes grupos de edad. Aunque las personas mayores suelen tener otras enfermedades asociadas a su edad, esto no es un impedimento para recibir quimioterapia. Además, la esperanza de vida es cada vez mayor en los países occidentales y muchas de estas personas aún tienen muchos años por delante en el momento del diagnóstico.

También erróneamente se cree que los tumores en la gente mayor crecen de una forma más lenta. Pero no es así, la agresividad de un tumor depende básicamente del propio tumor y no de la persona que lo tiene. Estadísticamente, los síntomas, las complicaciones y la supervivencia son los mismos para un mismo cáncer en un grupo de cuarenta años que en un grupo de setenta.

Los tratamientos de quimioterapia son los mismos en cualquier parte del mundo “desarrollado”: Hoy en día, la información viaja casi instantáneamente de un lado al otro del mundo y los nuevos medicamentos son accesibles al mismo tiempo en todas partes. Los Estados Unidos tienen fama de tener los mejores centros oncológicos del mundo. Son mejores porque son los pioneros en la investigación contra el cáncer. Pero los tratamientos que se ofrecen son los mismos, con la diferencia de que no tienen cobertura de la Seguridad Social, como puede ser el caso de España.

 

No todos los cánceres son hereditarios, sólo un 10% lo son. Y en el caso de los que lo son, por suerte actualmente, hay pruebas específicas para poderlos detectar. Hable con su médico y/o enfermera, le aconsejará sobre su caso en concreto.

 

La quimioterapia no es dolorosa. Como mucho, lo que es doloroso es el acceso venoso derivado del pinchazo, ya sea mediante la canalización de la vía endovenosa o pinchazo de una vía central tipo port-a-cath.

 

El cáncer tampoco debe hacer daño, la aparición del dolor va en función de la localización del tumor o de las metástasis en el caso de que las haya. Si hay dolor, el oncólogo será el responsable de pautar la medicación analgésica necesaria.

 

Es erróneo pensar que, si se tienen más efectos secundarios, la quimioterapia es más eficaz. Actualmente, y por suerte, existen muchos medicamentos que palían de forma eficaz los efectos secundarios provocados por la quimioterapia y que permiten una mayor tolerancia del tratamiento, a la vez que producen un efecto positivo hacia la enfermedad.

 

Se puede leer, comer, escuchar música y estar acompañado mientras se recibe el tratamiento de quimioterapia. Las salas de quimioterapia suelen permitir un acompañante mínimo por paciente; dependerá del centro donde se reciba el tratamiento y de su normativa.

 

Las terapias complementarias son aceptadas mientras dure todo el proceso de quimioterapia, nunca como un sustitutivo del tratamiento. Siempre hay que consultar con el oncólogo la medicación que se toma porque pueden existir fármacos que interfieran con el tratamiento y no están indicados.

 

¿Puedo ir a la peluquería? Está demostrado que una persona, cuando se siente bien y se encuentra a gusto con su imagen, refuerza la actitud hacia el tratamiento y, en consecuencia, la enfermedad. Eso quiere decir que se puede ir a la peluquería para recibir tratamientos que producen bienestar. Y en el caso del pelo, cuando empieza a salir o si el tratamiento que se recibe no produce alopecia, se puede teñir siempre y cuando se utilicen tintes naturales que no contengan amoniaco, para no dañar el cuero cabelludo.

 

¿Me engordaré? La quimioterapia no engorda, lo que pasa es que en ocasiones la medicación que se utiliza para prevenir las náuseas es la cortisona. Este medicamento puede aumentar las ganas de comer y aparecer el síndrome cushoide. A pesar de ello, durante la quimioterapia, como hemos dicho en otros párrafos, se trata de llevar una dieta sana y equilibrada, comiendo de todo y repartiéndola en cinco comidas.

 

¿Tendré lo mismo que otras personas? Es un error comparar tratamientos y pacientes, cada caso es individual y el oncólogo lo valora de manera individual. Cada tipo de cáncer tiene su tratamiento específico y cada tratamiento sus efectos secundarios. Además, cada persona lo tolera de diferente modo, por lo tanto, es un error comparar.

 

¿Puedo ir al gimnasio? Se puede ir al gimnasio siempre y cuando se haga una actividad física moderada mientras dure el tratamiento de quimioterapia. En el caso de llevar port-a-cath, hay que evitar ejercicios intensos en la zona pectoral.

También hay que evitar saunas para evitar los mareos, sobre todo en caso de tener fiebre.

Si no se va al gimnasio y se quiere hacer actividad, se pueden hacer paseos o hacer bicicleta de manera moderada.

 

Un diagnóstico de cáncer no implica que el paciente se tenga que morir. La curación es posible pero depende de muchos factores; eso lo explicará el oncólogo en la consulta. Es importante resolver dudas en la consulta, aunque no se pregunte todo en una primera vista. A medida que vayan surgiendo las dudas, hay que anotarlas en una libreta y preguntárselas al médico y/o enfermera en las visitas sucesivas.

p Leer más...

17 Valoraciones, valoración media 3,5 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 07/11/18 09:11h

Comentarios

Envía un comentario

12345

Números y letras minúsculas.
Información básica sobre protección de datos en aplicación del RGPD
Responsable del tratamiento Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Barcelona. (+info web)
Finalidad tratamiento Gestión del contacto, consulta o solicitud. (+info web)
Legitimación Consentimiento. (+info web)
Destinatarios No se prevén cesiones. (+info web)
Derechos Acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición. (+info web)
Contacto DPD dpd@coib.cat
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en web de Infermera Virtual. www.infermeravirtual.com

Para poder enviar el formulario, tienes que leer y aceptar la Política de Protección de datos. Si no la aceptas y nos das tu consentimiento para tratar tus datos con las finalidades descritas, no podemos aceptar ni gestionar el Servicio web de contacto, consulta o solicitud

  Atención: El comentario será revisado antes de ser publicado.