Autor/a
M. Carme Naranjo Díaz
Enfermera/psicóloga
+

Información general

Descripción
pP@)

La adolescencia es una etapa más en el ciclo vital de crecimiento y desarrollo de la persona. Situada entre el final de la infancia y el principio de la edad adulta, es una época de transición en la que se producen grandes cambios físicos, psíquicos, emocionales, intelectuales y sociales hasta formar a la persona adulta joven.

 

Estos cambios no se producen necesariamente de forma súbita, sino que tienen relación con la historia evolutiva y de desarrollo del niño, con las influencias familiares, sociales y de entorno en general que ya estaban presentes en la infancia.

Esta etapa se desarrolla a lo largo de varios años, hay un cierto acuerdo en situarla en las chicas de los 10-11 años a los 18 y en los chicos de los 12-13 a los 20. Sin embargo, hay una amplia y normal variabilidad, tanto en el inicio como en la finalización. Actualmente en las sociedades más desarrolladas se observa como se alarga el período de la adolescencia, ya que su finalización tiene que ver con la adopción de los nuevos roles y responsabilidades sociales, como la entrada en el mundo laboral, la finalización de estudios obligatorios y universitarios, la adquisición de responsabilidades familiares, etc. Por eso algunos autores alargan la adolescencia hasta los 24 años. En este contexto, se considera adolescencia el período vital comprendido entre los 12 años y los 18.

La adolescencia está marcada, pues, por dos grandes procesos, uno proceso biológico, que es universal y marca la diferenciación con la infancia, y un proceso psicosocial, que marca la diferenciación con la vida adulta. Éste último está sometido a muchas diferencias según los diversos entornos sociales: sociedades diferentes, entornos rurales o urbanos, incluso dentro de la misma sociedad según las oportunidades sociales y económicas que tengan los adolescentes. No se puede hablar de una sola adolescencia sino de varias adolescencias.

La adolescencia es una etapa de cambio, llena de nuevas posibilidades para el propio adolescente y el entorno que lo rodea. Como en todo cambio, también se convive con un cierto grado de desorientación e incluso de crisis para orientar la búsqueda de identidad personal, de exploración del mundo y de los límites en la utilización de la libertad; una etapa que pone a prueba las habilidades de los adolescentes y los padres, y los modelos sociales; etapa de descubrimientos y de obertura al mundo, no exenta de riesgos. Es un período de retos para padres, hijos y sociedad, en que se sigue necesitando tanto la aceptación, el cariño y el apoyo de los padres como su tutelaje y conocimientos.

Durante la adolescencia los cambios pasan por la transformación del cuerpo, la transformación de la identidad individual y la transformación de la identidad social. Por eso, en esta edad tampoco no se puede desatender el cuidado de la salud, entendiendo que ésta comprende no sólo los aspectos físicos sino también los psicológicos y sociales. Este cuidado pasa por una circunstancia paradójica: por una parte, lo tienen que mantener y garantizar los padres; por otra, se tiene que transmitir a los hijos adolescentes, negociando los límites y los márgenes de cuidado que cada uno va adquiriendo. Es recomendable que los padres sigan tutelando, ya sea para corregir, reforzar o alentar a los hijos adolescentes en las nuevas responsabilidades de cuidado de la salud y de responsabilidad en su propia vida que los adolescentes tienen que ir asumiendo.

p Leer más...

Evolución del concepto de adolescencia
pP@)

La evolución del concepto de adolescencia está unida al concepto de infancia, y los dos no han tenido el mismo significado a lo largo de la historia. Estos conceptos han ido cambiando como consecuencia de importantes aportaciones científicas en diferentes campos, como la medicina, la psicología, la filosofía, la pedagogía, la sociología, la economía, etc., que han provocado cambios de actitud de los adultos hacia los niños y los adolescentes. En la Edad Media el concepto adolescencia no existía y el de infancia quedaba reducido al período en el que el niño no podía subsistir biológicamente, sin la ayuda de otra persona que le cubriera las necesidades básicas. No es hasta el fin del siglo XIX y la primera década del siglo XX que los estados incorporan en sus legislaciones un conjunto de leyes de protección y regulación de la infancia.

 

Internacionalmente se van consolidando los principios de la Declaración de Ginebra (1932), la Carta de la Infancia (1942), la Declaración Universal de los Derechos de los Niños (1959) y finalmente la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), para entender el niño como sujeto de derecho y de protección por parte de la colectividad.

El estudio y la definición de la adolescencia aparecen a finales del siglo XIX y con más fuerza en los inicios del XX, bajo la influencia del psicólogo norteamericano Stanley Hall, con la publicación en 1904 de un tratado sobre adolescencia que se constituyó como un hito fundacional del estudio de esta etapa.

Tal como explica el sociólogo francés Pierre Bourdieu (2000), “la juventud y la vejez no están dadas, sino que se constituyen socialmente”, los ciclos vitales se definen, pues, históricamente y socialmente. En la medida que las sociedades son más complejas, los períodos de formación obligatoria y posteriormente la formación laboral o académica se alargan, se retarda la entrada en el mundo laboral, etc., y, por lo tanto, la entrada en el mundo adulto. Tanto los niños como los adolescentes están sometidos a influencias, expectativas y exigencias familiares y sociales diferentes en cada momento social e histórico.

En esta misma dirección, también los medios de comunicación de masas (cine, televisión, la publicidad que estos medios incluyen, etc.) han contribuido y contribuyen a dar identidad y especificidad a esta franja de edad y a hacerla visible socialmente, utilizando series televisivas específicamente pensadas para adolescentes, identificando y generando necesidades de consumo y haciendo uso publicitario de ellas, mostrando grupos musicales de edades inferiores a los 18 años, modelos de pasarela en plena adolescencia, etc.

Estos medios de comunicación son a la vez unos nuevos recursos con diferentes representaciones del mundo que abren una gran multitud de posibilidades de vida, de forma virtual, que interactúan con los adolescentes en la elaboración de su propia identidad.

Los medios de comunicación y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) comparten con la familia, los amigos, los deportes, otras actividades lúdicas, los estudios, etc., el poder de modelar actitudes, valores, conductas e intereses en los adolescentes.

Es difícil comprender el mundo de los adolescente sin tener en cuenta el impacto que estos medios de comunicación y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen en sus vidas, ya que requieren también unas nuevas habilidades mentales que les permiten estar atentos a multitud de estímulos visuales y auditivos a la vez, como hablar a través del Messenger, chatear con varias personas al mismo tiempo y atender los avisos de pantalla, controlar sus propias respuestas con un tipo de lenguaje visual lleno de iconos representativos de conceptos o estados de ánimo, al mismo tiempo que están atendiendo una conversación telefónica. Olson (1997) habla de una “nueva escritura” que puede llevar al desarrollo de nuevas capacidades humanas, de la misma manera que la aparición de la escritura revolucionó el pensamiento humano.

p Leer más...

35 Valoraciones, valoración media 3,9 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 13/12/18 09:27h

Comentarios

Envía un comentario

12345

Números y letras minúsculas.
Información básica sobre protección de datos en aplicación del RGPD
Responsable del tratamiento Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Barcelona. (+info web)
Finalidad tratamiento Gestión del contacto, consulta o solicitud. (+info web)
Legitimación Consentimiento. (+info web)
Destinatarios No se prevén cesiones. (+info web)
Derechos Acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición. (+info web)
Contacto DPD dpd@coib.cat
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en web de Infermera Virtual. www.infermeravirtual.com

Para poder enviar el formulario, tienes que leer y aceptar la Política de Protección de datos. Si no la aceptas y nos das tu consentimiento para tratar tus datos con las finalidades descritas, no podemos aceptar ni gestionar el Servicio web de contacto, consulta o solicitud

  Atención: El comentario será revisado antes de ser publicado.