07 de Febrero de 2022

Cómo evitar el acoso a través de las TIC

Los adolescentes dominan a la perfección el uso de las nuevas tecnologías, pero no implica que tengan un alto conocimiento y su uso no está exento de riesgos.

A menudo, se da por supuesto que los adolescentes dominan a la perfección el uso de las nuevas tecnologías. Son los llamados nativos digitales, una generación que ha crecido rodeada de los últimos gadgets tecnológicos.

Sin embargo, la facilidad con la que se mueven los adolescentes en el medio digital y su uso cotidiano no implica que tengan un alto conocimiento sobre todas las herramientas y posibilidades que ofrece. En resumen, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) también requieren un proceso de aprendizaje, puesto que su utilización no está exenta de riesgos.

El propio diseño de las TIC es susceptible de afectar a la voluntad del control. Este hecho, unido algunas veces a otros factores personales y ambientales, puede influir en un uso abusivo e inadecuado o facilitar una conducta aditiva.

Otro riesgo es ser víctimas de publicidad engañosa; las empresas son capaces de traspasar con facilidad el límite entre lo público y lo privado, aprovechando la ingenuidad de los usuarios y utilizando todas las estrategias de persuasión posibles. También se puede ser identificado en la red por malhechores y acabar como víctima de diferentes delitos (acoso mediante las redes sociales que se establecen por Internet –grooming¬, persecución, intimidación y mofa –e-bulling–, fraude, vulneración de los datos personales y de los derechos intelectuales u otros).

Así pues, para evitar los riesgos que pueden comportar el uso inadecuado de las TIC, el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) propone las siguientes recomendaciones:

  • Instala un programa (software) de seguridad para evitar la entrada de virus o programa maligno (malware).
  • Utiliza contraseñas seguras y herramientas que refuercen la privacidad.
  • Sitúa el ordenador en un espacio común de la casa.
  • Restringe el uso de las cámaras web entre los más pequeños.
  • No añadas desconocidos a los grupos ni facilites datos personales.
  • No envíes fotos ni vídeos a desconocidos. Es necesario saber que, lo que se publica en la red, puede ser ampliamente compartido.
  • Trata a los demás con respeto.

La ausencia de un contacto directo con la otra persona no implica que esta persona no pueda hacerte daño, a veces no es suficiente apagando el ordenador. En caso de ser víctima de ciberacoso (grooming), ponte en contacto con la policía y denuncia el caso.

0 Valoraciones.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...

Comentarios

Envía un comentario

12345

Números y letras minúsculas.
  Atención: El comentario será revisado antes de ser publicado.