03 de Febrero de 2020

Evita los rumores sobre salud en internet

¿Has leído algún artículo sobre los beneficios de tomar zumo de limón en ayunas? ¿Quizás te ha llegado el mensaje sobre el hecho de que calentar la comida en recipientes de plástico provoca cáncer?

Ante la gran oferta de información que hay en internet, es fundamental acceder a fuentes de información acreditadas, fiables y con rigor. Especialmente en el ámbito de la salud y en cuanto a sentirse seguro y evitar peligros.

Uno de los motivos que explican la propagación de estos rumores o noticias falsas sobre salud es la facilidad para crear cuentas en las redes sociales o los vacíos legales. Ya sea para favorecer unos intereses ocultos, para crear alarma social y para desprestigiar a un tercero, los creadores de estos rumores se las ingenian para propagar noticias falsas. ¡Hay que estar alerta al navegar en la red!

Para contrarrestar este fenómeno han nacido iniciativas como #SaludSinBulos que han impulsado desde la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) para combatir las noticias de salud falsas en Internet y contribuir a que la información sobre salud en la red sea veraz y contrastada. Uno de sus propósitos es crear un observatorio de las noticias falsas de salud en internet, con el que piden la colaboración de profesionales de la salud, periodistas y usuarios que ayuden a detectar rumores falsos sobre salud y poder contestarlos con rapidez.

 

¿Sabes cómo debes seleccionar fuentes de información seguras y de calidad?

Ten en cuenta los ítems que te pueden ayudar a distinguir si una fuente es fiable, que encontrarás en esta infografía:

  • Transparencia. Revisa si aparecen los nombres de los responsables y la dirección, si se especifica el propósito de la web y quedan claras las fuentes de financiación.
  • Autoría. Busca cuáles son los autores y si se muestra la fecha de publicación.
  • Protección de datos. En el caso de recoger datos personales están obligados a especificar cuáles son y cómo se tratan.
  • Información actualizada. Mira si muestra la fecha de la última actualización y se explica la periodicidad con que se actualiza el contenido.
  • Responsabilidad. Asegúrate que facilita el contacto con los responsables y muestra el equipo de personas que forman parte.
  • Accesibilidad. Revisa si el lenguaje que se utiliza es adecuado y comprensible y si es fácil navegar y buscar contenidos.

Si no estás seguro de la veracidad de la información, no la difundas. Encuentra más información sobre cómo seleccionar fuentes de información seguras y de calidad en internet.

Recuerda que con tu salud no te la puedes jugar. Antes de tomar una decisión, consulta la información con un profesional de la salud para saber si es correcta y si se puede aplicar a tu caso.

0 Valoraciones.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...