Autor/a
Julia Reiriz Palacios
Doctora en Medicina
+

Grupos sanguineos
pP@)

1. Concepto, 2. Sistema ABO, 3. Sistema Rh

 

1. Concepto

En la superficie de la membrana celular de los hematíes de una persona se han encontrado al menos treinta antígenos que pueden causar reacciones antígeno-anticuerpo, aunque se sabe que existen más de trescientos antígenos con menor potencia. Entre los treinta antígenos más comunes, algunos tienen una gran potencia antigénica y pueden causar reacciones por transfusión si no se toman las precauciones adecuadas.  (inmunidad)

 

Según los antígenos existentes en las membranas de sus eritrocitos, la sangre se divide en diversos grupos y tipos. Hay, sobre todo, dos grupos de antígenos en la membrana de los glóbulos rojos que tienen mayor tendencia a causar reacciones por transfusión:

  1. Sistema ABO
  2. Sistema Rh

 

2. Sistema ABO

La sangre se clasifica en cuatro grupos principales, según la presencia o la ausencia de dos antígenos o aglutinógenos en la superficie de los hematíes.

Todas las personas heredan dos genes, uno del padre y otro de la madre, que son los responsables de la existencia de estos dos aglutinógenos. Los tipos A y B se heredan como rasgos dominantes. Pero, además, en los distintos tipos de sangre se desarrollan unos anticuerpos o aglutininas capaces de unirse a los aglutinógenos de la membrana de los hematíes y producir la aglutinación de los mismos. Estos anticuerpos o aglutininas en la sangre de la persona receptora de la transfusión constituyen el peligro de una transfusión no compatible. 

  1. En la sangre de tipo A, los eritrocitos solo tienen el antígeno A. Cuando en los glóbulos rojos de una persona no hay antígeno B, su plasma contiene anticuerpos contra ese antígeno: son los anticuerpos o aglutininas anti-B. 
  2. En la sangre de tipo B, los eritrocitos solo tienen el antígeno B. Cuando en los glóbulos rojos de una persona no hay antígeno A, su plasma contiene anticuerpos producidos de forma natural contra ese antígeno: son los anticuerpos o aglutininas anti-A. 
  3. En la sangre de tipo AB, los eritrocitos tienen los dos antígenos, A y B. Cuando en los glóbulos rojos de una persona hay los antígenos A y B, su plasma no contiene ninguna de las dos aglutininas. 
  4. En la sangre de tipo O, los eritrocitos no tienen ni el antígeno A ni el B. La sangre del grupo O no tiene ninguno de los dos antígenos y, por tanto, su plasma contiene anticuerpos contra los dos antígenos: las aglutininas anti-A y anti-B. 

    (tipificación de la sangre)

 

2. Sistema Rh

Además del sistema de grupos sanguíneos ABO, hay otros sistemas que tienen importancia en las transfusiones de sangre. El más importante de ellos es el sistema Rh.

Los eritrocitos pueden tener diferentes antígenos del grupo Rh, pero el más frecuente es el antígeno D. Se considera que toda persona cuyos hematíes posean el antígeno de tipo D es del grupo Rh+, mientras que las personas cuyos hematíes no lo tienen son del grupo Rh-. 

Puesto que el antígeno D se hereda, al igual que los aglutinógenos A y B, en el plasma de una madre Rh negativo que da a luz un bebé Rh positivo, pueden aparecer anticuerpos anti-Rh y el recién nacido puede desarrollar la enfermedad hemolítica, que, en aproximadamente la mitad de los bebés afectados, requiere la sustitución parcial de su sangre por medio de una transfusión. (tipificación de la sangre)

p Leer más...

Tipificación de la sangre
pP@)

Antes de administrar una transfusión sanguínea, es necesario determinar el grupo sanguíneo de la persona receptora y el grupo sanguíneo de la persona donante. Es lo que se llama tipificación de la sangre. 

 

  1. Sistema ABO

    En este caso, para tipificar la sangre es necesario utilizar un suero comercial que contenga aglutininas anti-A y otro que contenga aglutininas anti-B. Se pone una gota de la sangre que se quiere tipificar en cada uno de los dos portaobjetos. En uno, se añade una gota de suero anti-A y, en el otro, una gota de suero anti-B.

    Si no se produce ninguna aglutinación de los hematíes, la sangre es del grupo O. Se le llama donante universal. Si se aglutinan los hematíes de la sangre de los dos portaobjetos, la sangre examinada es del grupo AB. Se le llama receptor universal.

    Si sólo se aglutinan los hematíes de la sangre del portaobjetos tratado con suero anti-A, la sangre es del grupo A. El grupo A sólo puede recibir sangre de los grupos A y O. Si sólo se aglutinan los hematíes de la sangre del portaobjetos tratado con suero anti-B, la sangre es del grupo B. El grupo B sólo puede recibir sangre de los grupos B y O.
     
  2. Sistema Rh

    Para tipificar la sangre según el sistema Rh se realiza una prueba similar a la del grupo ABO utilizando diferentes sueros comerciales anti-Rh. Una persona Rh- puede tener un gran problema si se le hacen nuevas transfusiones de sangre Rh+, debido a la reacción tardía. En cambio, una persona Rh+ podrá recibir sangre tanto de su grupo como del grupo Rh-.
p Leer más...

Reacciones por transfusión
P@)

Cuando se hace una transfusión con sangre incompatible se produce una lisis de los hematíes donantes (hemólisis = destrucción de los eritrocitos), lo que puede dar lugar a situaciones letales, como una insuficiencia renal aguda.

2 Valoraciones, valoración media 3,0 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 21/08/17 09:11h