Autor/a
+

Información general

Descripción
P@)

La alimentación de la mujer embarazada tiene que ser variada y equilibrada, y potenciar especialmente la ingesta de determinados nutrientes, como el hierro, el ácido fólico, la vitamina A, las proteínas, los ácidos grasos esenciales y el yodo, para garantizar el desarrollo correcto del feto y el buen estado de la madre.

La alimentación ha de cubrir las necesidades específicas de la mujer tanto en la etapa previa del embarazo como durante el embarazo y en la lactancia.

Evolución y breve historia
P@)

Hace algunos años se decía que durante el embarazo la mujer tenía que comer por dos, por ella y por el feto. Actualmente se ha visto que no es exactamente así, ya que al principio del embarazo el feto es muy pequeño y, si se come el doble, hay un aumento de peso muy importante. Lo que sí que es muy importante es hacer una alimentación equilibrada y muy variada.

También era muy común la idea que la mujer que lactaba tenía que comer mucho para poder producir suficiente leche y de la buena. Ahora lo que se ha visto es que la ingesta energética tiene que ser muy similar a la del final del embarazo, con una dieta variada y con bastante pescado, para conseguir una producción correcta de leche con un buen contenido de yodo y grasas insaturadas.

Objetivos
P@)

Los principales objetivos de la alimentación en el embarazo son:

  • Asegurar que la mujer llegue al embarazo en el mejor estado de salud posible, con unos niveles de hierro y folatos adecuados y un peso corporal correcto. 
  • Evitar carencias de determinados nutrientes, en especial de hierro, y potenciar la ingesta de alimentos ricos en ácido fólico, yodo, calcio, magnesio, vitamina A y ácidos grasos esenciales, para favorecer un desarrollo y crecimiento correctos del feto. 
  • Adquirir un aumento de peso correcto (entre 9 y 12 kg se considera óptimo, siempre y cuando se empiece el embarazo con un peso correcto).
  • Disminuir las posibles alteraciones que se puedan producir durante el embarazo, como las náuseas, los vómitos, el estreñimiento, la acidez, las rampas musculares y las alteraciones de la tensión arterial. 
  • Asegurar una buena alimentación para el recién nacido, ya sea con lactancia materna o artificial, para favorecer un crecimiento y un desarrollo correctos.

Recomendaciones generales
pP@)

Una alimentación adecuada ha de suministrar todos los ingredientes necesarios para cubrir todas las necesidades de la madre y asegurar un desarrollo fetal óptimo. 

Por este motivo, antes y durante el embarazo es recomendable llevar una dieta saludable, muy variada, asegurar la ingesta de todos los nutrientes necesarios y en cantidad suficiente (hierro, calcio, yodo, ácidos grasos esenciales, ácido fólico, vitaminas A, B, C...) y, a medida que avanza el embarazo, tener una dieta ligeramente más elevada en energía, con un incremento calórico de unas 100 kcal en el primer trimestre y de 400 a 500 kcal extras en el tercer trimestre.

 

Una alimentación planificada y bien organizada evita la monotonía, fomenta la variedad, facilita la compra y ahorra tiempo.

Cada menú tiene que cumplir las normas siguientes: 

  1. Contener la dosis correcta de proteínas: es recomendable que haya algún alimento de origen animal, y también es muy recomendable y saludable potenciar el consumo de pescado durante el embarazo, especialmente el pescado azul (por la aportación de minerales, como el yodo, y por las grasas omega-3). 
  2. Contener alimentos con hidratos de carbono complejos: durante el embarazo hay una gran demanda de glucosa por parte del feto, por eso es necesario que cada comida contenga hidratos de carbono complejos, de absorción lenta, como las legumbres, la pasta, el arroz, el pan, otros cereales (maíz, avena) o la patata.
  3. Tanto en la comida como en la cena, asegurar la presencia de verduras y hortalizas crudas o cocidas, porque son ricas en minerales, vitaminas (ácido fólico, vitamina A y C) y fibra, y son bajas en grasas y en calorías.  
  4. Aportar una buena cantidad de fibra dietética que ayude a regular el tránsito intestinal, ya que es bastante frecuente el estreñimiento durante el embarazo. Una buena recomendación es introducir legumbres dos o tres veces por semana y consumir pan integral de forma habitual, además de frutas y verduras. 
  5. Asegurar un buen contenido en calcio utilizando alimentos que lo lleven, como los lácteos (salsa besamel, yogur, queso), los cítricos (macedonia con zumo de naranja) y las verduras y los frutos secos (almendras en el postre, o en una ensalada, o en un picadillo).

  
También es recomendable:

  1. Lavar muy bien las frutas, las verduras y las hortalizas antes de comer para evitar posibles contaminaciones por parásitos o microorganismos que pueda haber en la tierra, y para eliminar residuos de pesticidas u otros tratamientos que se hayan hecho a las plantas. 
  2. Reducir el consumo de bebidas como el café, el te y las bebidas excitantes (refrescos de cola), ya que no son nada favorables al desarrollo del sistema nervioso del feto. 
  3. Evitar cualquier alimento o producto que pueda ocasionar una intoxicación, como el marisco crudo. Se tiene que consumir siempre cocido, al vapor, a la plancha o al horno. Es un alimento muy recomendable por la gran cantidad de nutrientes que contiene, como las proteínas, y de minerales, como el hierro o el cinc, entre otros. 
  4. Controlar el consumo de carne cruda o mal cocinada ya que podría ser la causa de una toxoplasmosis. El toxoplasma es un parásito que se encuentra en las heces de los animales infectados por toxoplasmosis (muy frecuente en los gatos, pero también en otros animales), que muere a temperaturas elevadas (cocción) o muy bajas (ultracongelación –20 ºC). Es aconsejable cocinar bien la carne, y comer el jamón serrano y el embutido si se congela tres o cuatro días antes, de esta forma se evita cualquier contagio.
  5.  El pescado azul o graso es muy recomendable por las elevadas dosis de ácidos grasos omega-3; aún así debe evitarse, sobre todo durante el embarazo y la infancia, el consumo de tiburón, atún rojo (las conservas de atún son de bonito o de atún blanco, por lo tanto, se pueden consumir) y pez espada ya que contienen metales pesados. Se aconsejan pescados más pequeños, como anchoas, boquerones, caballa, salmón, bonito, etc. 
  6. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas. El alcohol es una molécula de difusión muy rápida que traviesa la barrera placentaria y llega al feto. Es recomendable evitar el consumo de bebidas alcohólicas durante la gestación y la lactancia. Si ocasionalmente se consumen, tiene que ser en poca cantidad y de baja graduación alcohólica.

  
Todas estas recomendaciones potencian el efecto positivo cuando se acompañan durante todo el embarazo de una actividad física suave, como caminar, nadar, hacer estiramientos, yoga, etc., para favorecer el mantenimiento de un buen tono muscular y la relajación de la madre.

 

p Leer más...

10 Valoraciones, valoración media 4,2 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 06/02/15 11:17h

Comentarios

Envía un comentario

12345

Números y letras minúsculas.
Información básica sobre protección de datos en aplicación del RGPD
Responsable del tratamiento Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Barcelona. (+info web)
Finalidad tratamiento Gestión del contacto, consulta o solicitud. (+info web)
Legitimación Consentimiento. (+info web)
Destinatarios No se prevén cesiones. (+info web)
Derechos Acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición. (+info web)
Contacto DPD dpd@coib.cat
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en web de Infermera Virtual. www.infermeravirtual.com

Para poder enviar el formulario, tienes que leer y aceptar la Política de Protección de datos. Si no la aceptas y nos das tu consentimiento para tratar tus datos con las finalidades descritas, no podemos aceptar ni gestionar el Servicio web de contacto, consulta o solicitud

  Atención: El comentario será revisado antes de ser publicado.