Autor/a
Avelina Tortosa i Moreno
Doctora en Medicina
+

Generalidades
pP@)

El sistema nervioso autónomo (SNA) o vegetativo inerva el músculo liso, el músculo cardíaco y las glándulas. Junto con el sistema endocrino, controlan de forma inconsciente la homeostasis del medio interno. Anatómicamente, se distingue:

 

  1. La parte central del SNA, compuesta por grupos de neuronas localizadas en la médula espinal y el tronco cerebral, el hipotálamo y el sistema límbico, que activan o inhiben la actividad de sus tejidos efectores (músculo liso, músculo cardíaco y glándulas).
  2. La parte periférica del SNA, compuesta por los nervios vegetativos, que son básicamente motores.

La porción motora del SNA tiene dos divisiones principales, el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Muchos órganos reciben inervación simpática y parasimpática y, en general, en un mismo órgano tienen funciones antagónicas.

p Leer más...

Sistema nervioso simpático o toracolumbar
P@)

Las fibras del sistema nervioso simpático (SNS) se originan en neuronas situadas en la parte lateral de la sustancia gris de la médula torácica y lumbar (desde T1 hasta L2). Las funciones del sistema nervioso simpático, en su conjunto, preparan al cuerpo para una respuesta ante una situación de estrés.

Sistema nervioso parasimpático o craneosacral
P@)

Las fibras del sistema nervioso parasimpático se originan en el cráneo y el sacro. La parte craneal se origina en los núcleos parasimpáticos de los pares craneales III, VII, IX y X. La parte sacra se origina en la región lateral de la sustancia gris de la medula sacra, en los niveles S-2 y S-3. El sistema nervioso parasimpático es el responsable del control de funciones internas en condiciones de reposo y normalidad.

12 Valoraciones, valoración media 2,9 de 5.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...
Última modificación: 26/05/15 10:59h